Hacer de elregionaldelzulia.com su página de inicio
Ciudad Ojeda - Cabimas, domingo, 20 de abril de 2014

HomeCosta OrientalRegionalNacionalInternacionalSucesosOpiniónFarándula

line

   
Consejos Comunales tomaron ambulatorio en San Francisco
El centro de salud es administrado por la Arquidiócesis de Maracaibo y las Hermanas Carmelitas prestan allí su labor y servicio social. Sin embargo, los miembros de los consejos, asumiendo el poder popular, desean que cambie a tipo III
 
 
Dig./Roxana Pirela

 



Maracaibo

El Ambulatorio Nuestra Señora del Carmen, ubicado en la parroquia Marcial Hernández del municipio San Francisco, fue tomado en horas de la mañana de este viernes, por miembros de varios Consejos Comunales de la zona, quienes llegaron de forma presuntamente violenta a interrumpir las labores de trabajo y atención médica que allí se brindan a diario a la comunidad.
Las religiosas, encargadas del complejo de salud, denunciaron que recibieron agresión verbal fuerte, de hecho eran las 12 del medio día, y pocas representantes de los Consejos Comunales se mantenían en el lugar.
La disputa viene, supuestamente por la asignación de un director que fue propuesto por las organizaciones del poder popular, lo cual al parecer trasgredía la normativa del ambulatorio, ya que dicha figura es escogida por la directiva del centro de salud con la Arquidiócesis.
El presbítero Raúl Montoya, delegado de la zona pastoral y representante del Arzobispo de Maracaibo en San Francisco y La Cañada de Urdaneta, manifestó que el ambulatorio, junto al colegio, el preescolar y un centro de educación para el trabajo, es una obra que tiene más de treinta años, en servicio para las comunidades y algunas son subsidiadas por el Estado venezolano.
Explicó que en el caso del Ambulatorio Nuestra Señora del Carmen, que han dirigido todo ese tiempo las Hermanas Carmelitas, se ha llegado a un conflicto innecesario. “Hoy (ayer) reventó prácticamente una invasión desde las cuatro de la mañana, por unos supuestos Consejos Comunales, pero me quiero negar a aceptar que ellos estén amparados como patrulleros, porque están todos identificados con un partido político, pareciera que estén haciendo campaña electoral”, dijo.
El sacerdote reseñó que los Consejos Comunales tomaron las instalaciones del ambulatorio y colocaron el mismo candado de la institución, cerraron los portones y no dejaron ni entrar y tampoco salir personas. Esto debido, según cree, a que la Arquidiócesis de Maracaibo tomó la decisión de poner a la orden del despacho el personal que dependía de la Gobernación del Zulia. “Violaron las puertas para ingresar a la sede. No se han cansado de vejar y utilizar un vocabulario grosero”, adicionó.
Precisó que el ambulatorio, en parte es subsidiado por el Gobierno regional, sin embargo, existe una norma, que le da el derecho a la Arquidiócesis de hacer la postulación para el director del centro de salud, es decir, es un convenio. “Nosotros prestamos las instalaciones, el servicio y la Gobernación facilita los recursos”.
Por su parte, Enilbis Solano, vocera de Administración del Consejo Comunal Venezuela es Primero y en la parroquia Marcial Hernández, del Poder Popular la parte de Salud, manifestó que la idea es que el ambulatorio trabaje las 24 horas del día, porque solo labora desde las 6am hasta las 11am. Sus palabras las basó en la Constitución de República, que establece que el poder popular tiene injerencia en todo lo que se mueve en su parroquia, además dicta que la salud debe ser gratuita y de calidad para el pueblo.
Asentó que la intención de los Consejos Comunales, es que las 22 personas que trabajan en el centro de salud por parte de la Arquidiócesis de Maracaibo, tengan sus beneficios laborales legales, porque declaró que no tienen pensión, ganan menos del salario mínimo. “Aquí hay personas con 28 años de servicio, y así como llegan, se van, sin jubilación”.





 

Aylen Bucobo


Publicidad
     
 
2009 © El Regional del Zulia C.A. RIF: J-7047636-2
Todos los Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.